MOVILIZACION DEL PLAN DE PENSIONES

Por su indudable interés se han extraído de LA GACETA DE LA AITP de la Asociación Independiente de Prejubilados y Jubilados de Telefónica con sede en Madrid, los contenidos de su número correspondientes al primer trimestre de 2004 referidos a Planes de Pensiones.

Rescate de un plan de pensiones: opciones y fiscalidad

¿Cuál es la forma más beneficiosa, fiscalmente hablando, de recibir la prestación para el beneficiario? ¿En renta o en capital?

Para la mayoría de los trabajadores la opción más beneficiosa suele ser la mixta (parte en capital - al menos 5 ó 6 millones de ptas. - y parte en renta). Sólo con rentas muy altas es conveniente percibirlo todo en forma de capital. La opción de renta, salvo casos extraordinarios, es la opción menos aconsejable.

Si se rescatan los derechos consolidados en forma de capital y/o renta, ¿qué fiscalidad tienen?

Dependerá de la renta que el trabajador tenga por otros conceptos (pensión, intereses...) y de la opción escogida. Por regla general, cuanto mayor es la renta que tenga el trabajador al percibir los derechos, más tributará por los mismos.

¿Tienen algún tipo de retención las prestaciones de un Plan?

Exactamente las mismas que cualquier otro rendimiento, de trabajo, excepto que si se reciben en forma de capital estarán exentas en un 40%. Es decir, que s) el partícipe recibe una renta de 2 millones en forma de renta, la entidad gestora -Fonditel- le retendrá igual que a cualquier trabajador que gana dicha cantidad (con la misma situación familiar). En caso de recibirlo en forma de capital, el 40% estaría exento y le retendría como si le hubiese pagado 1,2 millones.

En caso de tener varios Planes de Pensiones, ¿se pueden rescatar todos ellos en forma de capital?

Para Hacienda únicamente si se recuperan todos el mismo año, ya que según su criterio, sólo se puede aplicar la reducción por capital en un sólo ejercicio. Sin embargo la Ley no dice nada al respecto y la revista Dinero y Derechos de la OCU recomienda como estrategia tener varios planes de pensiones y recuperar cada año uno en forma de capital (sin embargo, por (a experiencia que tenemos con Hacienda, es una opción arriesgada).

¿Tributan los Derechos Consolidados en el Impuesto sobre el Patrimonio?

No. Es una de las ventajas fiscales de los Planes de Pensiones. Tampoco tributan en el Impuesto de Sucesiones.

Al jubilarme, si tengo varios Planes de Pensiones, ¿puedo rescatar sólo uno y el resto rescatarlos posteriormente?

Sí. La única obligación que tiene el partícipe es informar a la entidad gestora, antes de pasen 6 meses desde que se jubila, el cómo y cuando quiere recuperarlos, siendo libre de establecer la fecha o fechas que desee en cada plan de manera independiente.

Al movilizar un Plan de modalidad de Empleo a uno Individual, ¿se conserva la antigüedad de adhesión del Plan de origen? ¿Y entre Planes individuales?

Sí en ambos casos.

Los trabajadores afectados por un ERE, ¿pueden acceder a la prestación de jubilación del Plan independientemente de la edad de jubilación por la Seguridad Social?

No. A la prestación por jubilación sólo se puede acceder si se está jubilado. Sin embargo, es posible acceder a una prestación equivalente a partir de los 60 años si el trabajador no puede jubilarse a esa edad por no cumplir todavía los requisitos exigidos (por ej. por no poder jubilarse hasta los 65 años).

Si el Plan lo perciben los herederos, ¿qué fiscalidad deben pagar?

Como si ellos mismos hubiesen hecho las aportaciones, es decir tributan como cualquier otro partícipe con la ventaja de que no habrán tenido que incluir dichas cantidades en el Impuesto de Sucesiones.

Manuel Gayán Vila.

PLANES DE PENSIONES
TRASLADO DE DERECHOS CONSOLIDADOS Y RESCATE A LOS 60 AÑOS

Este reportaje es el feliz resultado de un enriquecedor coloquio que ha tenido lugar en el nuevo foro de nuestra página web, esencialmente entre los autores: Carmen García García y Daniel Linares Pérez. El resultado no puede ser más satisfactorio. Os instamos a todos a participar en este foro.

Desde el mismo momento de nuestra prejubilación son muchas las preguntas que nos hacemos acerca del Plan de Pensiones. En realidad es, a partir de esa circunstancia, cuando de verdad empezamos a preocuparnos de su gestión. Sin duda, es el rescate anticipado de nuestros fondos, a partir de los 60 años, lo que más atención nos merece. Igualmente ocurre con la posibilidad de trasladar nuestros derechos consolidados a otro plan distinto al de Telefónica.

Estas líneas pretenden, en la medida de nuestras posibilidades, aclarar de forma ordenada aquellas dudas que, sobre esas dos cuestiones, entendemos que son comunes para todos nosotros. Lo haremos en base a la documentación de que disponemos y a la propia experiencia en la gestión de nuestros Planes de Pensiones. Todo ello a sabiendas de que la legislación que regula dichos planes está en continua evolución y que algo de lo que aquí se diga puede ser modificado en un futuro más o menos próximo. No obstante, nuestra percepción es que esas posibles modificaciones van a favor de nuestros intereses en los dos casos citados.

¿Estamos obligados a mantener nuestros fondos en el Plan de Empleo de Telefónica?

No. Es nuestro dinero y somos libres de hacer con él lo que más nos interese. Buscando su rentabilidad, podemos trasladarlo, a otro/os plan/es, o mantenerlo, si es que estamos satisfechos con el Plan de Empleo de Telefónica.

¿Existen planes alternativos a los que podamos traspasar nuestros derechos consolidados?

Si. El de Telefónica es un Plan de la modalidad de Empleo. Es decir, el Promotor es la Empresa y los partícipes exclusivamente sus empleados. Existen, también, los llamados Planes Individuales, en los que el Promotor es una Entidad Bancaria o Financiera y los participes cualquier persona interesada en ellos. Por lo tanto, estos planes, de la modalidad Individual, son una alternativa para el caso de que nos planteemos el traspaso.

Si traspasamos nuestros fondos, ¿podemos tener algún problema con las condiciones pactadas con Telefónica?

No. Telefónica, interesadamente, abrió la posibilidad de rescatar a los 60 años para que seamos nosotros, con nuestro dinero, los que compensemos la reducción de las rentas estipuladas a partir de esa edad. En función de que lo necesitemos o no, nosotros decidiremos, por tanto, sobre cuándo y cómo vamos a rescatar nuestro Plan.

¿Por qué puede interesarnos traspasar a otra Entidad nuestro Plan de Pensiones?

Nuestros fondos están bien gestionados en el Plan de Telefónica. Fonditel es una Gestora que compite también, con éxito, en Planes Individuales (Red Básica y Red Activa). Su política de inversiones en el Plan de Empleo está orientada, como es lógico, al largo plazo, ya que el contingente mayor de partícipes son los activos, aunque, como bien sabemos, sigue aumentando el número de pasivos prejubilados. Muchos son los compañeros que, por temor a pérdidas derivadas de esa política, han movilizado fondos a otras opciones. A medida que se acerca la edad del rescate parece aconsejable aplicar fórmulas más conservadoras. Cada cual debe decidir el riesgo que quiere correr.

Entonces, ¿no es necesario que sea un Plan de Empleo para rescatar a los 60 años?

No es necesario. La filosofía de los Planes de Pensiones, de cualquier tipo, ha sido, en este tiempo atrás, atender, básicamente, la contingencia de la jubilación. Es decir, no era posible rescatar mientras no se diera esa circunstancia. Sin embargo, la Reglamentación de dichos planes se ha flexibilizado, sustancialmente, en los últimos años. Intereses de distinto tipo han influido en esa modificación. Entre otros:

o Viabilidad de la propia Seguridad Social para hacer frente a las pensiones futuras.

o Situaciones de ajuste de plantillas o Expedientes de Regulación de Empleo, en grandes empresas.

o La entrada masiva de las Gestoras de los grandes bancos y grupos financieros en el negocio de las pensiones.

De hecho, el Plan de Empleo de, Telefónica tuvo que adaptar sus Especificaciones para atender la contingencia de Prestación Equivalente a la Jubilación a partir de los 60 años, resolviendo así la necesidad del rescate a esa edad.

De la misma manera, otras Entidades han modificado la Reglamentación de sus planes individuales para cubrir nuevas contingencias. Entre otras, y cumpliendo determinados requisitos, podemos citar:

o La Situación asimilable a la Jubilación, a partir de los 52 años,

o La Prestación Equivalente á la Jubilación, a partir de los 60 años.

o Desempleo de larga duración, durante un periodo continuado de al menos 12 meses.

o Enfermedad grave.


¿Todos los planes, de cualquier Entidad, permiten el rescate a los 60 años?

No. Solamente aquellos que hayan actualizado sus Especificaciones a esas nuevas contingencias. Si decidimos el traspaso a otro Plan debe ser porque contemple, para nuestro caso particular y sin ningún género de dudas, el rescate a los 60 años. Para más seguridad, debemos exigir un documento personalizado que nos asegure el rescate y, por si no retornamos al Plan de Telefónica, qué documentación necesitaríamos aportar llegado ese momento.

¿Se tiene experiencia de alguien que haya rescatado a los 60 años en un Plan distinto al de Telefónica?

De los que cotizamos a la Seguridad Social después del 1-1-1967, no tenemos constancia, tal vez porque todavía pocos hayan llegado a los 60. De los que cotizaron antes de esa fecha y pueden jubilarse anticipadamente a esa edad, sí.

Si decidimos traspasar nuestros derechos consolidados, ¿interesa hacerlo de forma total o parcial?

Si traspasamos totalmente no podremos volver al Plan de Empleo ya que, y de eso estamos convencidos, Telefónica no va a darnos trabajo de nuevo. Interesa hacer un traspaso parcial, manteniendo un remanente por pequeño que sea, dejando abierta la posibilidad del retorno.
Debemos ser prudentes ya que no tenemos experiencias del rescate en otras entidades. Cuando comprobemos que, a los 60 años, se rescata sin problemas en otros planes, podremos decidir con más conocimiento de causa.

¿Existe algún problema con el Seguro Colectivo para el caso de traspasar nuestro Plan?

No. Los "ex-partícipes" (personas que han trasladado sus derechos consolidados a otro Plan de Pensiones), siguen estando cubiertas por el Seguro Colectivo de Riesgo hasta el momento en que así sé especifica en su respectivo contrato de prejubilación, desvinculación, baja incentivada, etc., y que suele ser el periodo conocido como de prejubilación, o sea hasta los 60 años. A partir de ese momento se produce la baja en el Seguro Colectivo de Riesgo.

¿Qué pasa si hasta el momento de la baja se produce alguna de las situaciones, fallecimiento o invalidez permanente para todo trabajo, cubiertas por el Seguro?

Pues que entra en vigor la cláusula II) b, de los Acuerdos de previsión Social de Junio de 1992, que se publicaron como anexo IV del Convenio Colectivo 1993-1995, y que dice:

"El actual Seguro Colectivo para las contingencias de fallecimiento e invalidez, mantendrá su vigencia fuera del Plan de Pensiones. Sin embargo, se introducirán en la póliza vigente las modificaciones necesarias para que caso de producirse el fallecimiento o la invalidez absoluta y permanente para todo trabajo de un partícipe del Plan de Pensiones, el capital asegurado a percibir por el beneficiario será el diferencial entre el capital asegurado definido inicialmente en la póliza y el derecho consolidado del partícipe en el Plan (las aportaciones voluntarias no se computan)".

Para Telefónica es lo mismo partícipe que ex-participe y procede a su aplicación de acuerdo con los valores de las Unidades de Cuenta en el momento del hecho causante.

Ejemplo:
Imaginemos un prejubilado que traspasa totalmente su plan. Fonditel toma nota del total de las Unidades de Cuenta migradas. Si más adelante fuera necesario utilizar el Seguro Colectivo, ojalá que no, cobraría:

o Valor del Seguro - ( U. de C. migradas X valor actualizado de las U. de C ).

o El Plan de Pensiones traspasado se cobra completo.

En el caso de un traspaso parcial (tendríamos dos planes) las cuentas serían:

o Valor del Seguro-Valor del Plan de Telefónica - (U. de C. migradas X valor actualizado de las U. de C).

o Los dos Planes (el que queda en el Plan de Empleo y el traspasado) se cobran completos.

¿Qué gastos genera el traspaso?

El traslado de derechos consolidados no tiene que generar ningún gasto. Lo que si puede variar son las comisiones de gestión y depósito de la nueva entidad.

¿Qué otros detalles debemos tener en cuenta si decidimos movilizar nuestros fondos a otra entidad?

- La gestión del traspaso la lleva a cabo la Entidad de destino. A ella nos tenemos que dirigir si nos decidimos.

- Saber si nos interesa un Plan basado en la Renta Fija o Mixto. En este caso valorar el % invertido en Renta Variable.

- Hay diferencias importantes, de unas entidades a otras, en las comisiones de gestión y depósito.

- Si no estamos contentos con el nuevo plan podemos cambiar a otro, o volver al de Telefónica si el traspaso fue parcial.

¿Algo más que puntualizar con carácter general?

Tener presente que:

- Es aconsejable que tengamos claro, cuanto antes, la modalidad de rescate que nos interesa para nuestro caso particular (capital, renta o mixta) y su fiscalidad. Igualmente, si nos conviene tener dos o más planes. Para ello debemos recabar toda la información posible al respecto o consultar a un experto fiscal.

- En cualquier Plan, una vez producida la contingencia por la que queremos solicitar el rescate, se dispone de 6 meses para comunicarlo. En ese momento hay que definirse también por la forma elegida para el cobro de la prestación.

- Recalcar que estas orientaciones sobre los Planes de Pensiones serán válidas en tanto los actuales Reglamentos no sufran variaciones que vayan en su contra.

Para terminar, manifestar que no es nuestra intención animar ni desanimar a quien se plantee movilizar sus fondos del Plan de Empleo de Telefónica. Queremos simplemente informar de que existen otras alternativas para nuestros fondos, y que si finalmente nos decidimos por el traslado, lo hagamos adoptando las precauciones adecuadas.

Daniel Linares Pérez.
Carmen García García.

 

Se contemplan estos tres supuestos:

  • NO HAS PRESENTADO LA DEMANDA PARA RECLAMAR EL 6,87% QUE APORTABA LA EMPRESA AL PLAN HASTA LA PREJUBILACIÓN, NI PIENSAS HACERLO.

Puedes movilizar total o parcialmente sin problemas.

  • HAS PRESENTADO LA DEMANDA O PIENSAS HACERLO Y ESTÁS AFECTADO POR UN ERE.

Puedes movilizar sin problemas total o parcialmente, ya que no reclamas que Telefónica continúe su aportación al Plan sino un aumento del salario regulador y por lo tanto de la renta mensual.

  • HAS PRESENTADO LA DEMANDA O PIENSAS PRESENTARLA Y TE HAS PREJUBILADO DE ACUERDO CON EL B.T. 1515.

Los abogados te recomiendan la no movilización hasta que no se resuelva en el Tribunal Supremo el conflicto con Telefónica, ya que lo que reclamas es que Telefónica continúe su aportación, y para hacerlo, caso de ganarse la demanda, puede ser necesario que el afectado no haya causado baja en el Plan.

RESCATE DEL PLAN A LOS 60

De acuerdo con el nuevo Reglamento del Plan, podrás rescatarlo a los 60 años tanto si has empezado a cotizar a la Seguridad Social antes del año 1967 como si lo has hecho con posterioridad a esta fecha.

 

 

PLAN DE PENSIONES EMPLEADOS DE TELEFÓNICA

   
FRANCISCO GARRIDO GARCÍA Lleida, julio 2001

PLAN DE PENSIONES EMPLEADOS DE TELEFÓNICA

Adelanto del plan de amortización del déficit (P.A.D.)

¿A quién interesaba realmente adelantar el pago de la amortización del déficit?

Habiendo analizado y reflexionado largamente sobre el tema, esta es mi visión de lo que ocurrió y de las consecuencias que se derivan:

En marzo de 2000 los tipos en la zona Euro se encuentran entre el 3,25% y 3,50% y las previsiones de algunos expertos son de que pueden seguir subiendo.

En aquellas mismas fechas las bolsas mundiales estaban en plena ebullición especulativa y a punto de estallar la burbuja. Los grandes tiburones conscientes de que el ciclo económico se aproximaba a su fin y que consecuentemente las subidas bursátiles se agotaban, empiezan a hacer caja y a posicionarse en liquidez.

Telefónica, que desde hace algún tiempo viene estudiando la posibilidad de refinanciar la deuda de 86.000 millones de pesetas que tiene contraída con el plan de pensiones de sus empleados, sabedora de que los tiempos que se acercan serán inmejorables para concretar dicha operación, lanza un globo sonda a los componentes de la Comisión de Control del Plan, y tras diversas maniobras logra que estos tomen el asunto como algo propio y se lancen a vender el producto como un gran logro de su gestión.

El resultado de aquella operación, que la Comisión de Control se apuntó como un gran éxito de gestión, en mi opinión no lo ha sido tanto sino más bien al contrario, ha sido un estrepitoso fracaso:

- Telefónica consigue refinanciar una deuda de 86.000 millones de pesetas, logrando un ahorro de costes de casi un 50%, puesto que de estar pagando intereses del 6% pasa a pagar el 3,50%, que es como se encontraban los tipos de interés oficiales en aquellas fechas. Con sinceridad, creo que hay que felicitarles.
- Con aquellos 86.000 millones, los Participes del fondo
adquirimos puntos del Plan de Pensiones a 14,41 Euros, precio más alto jamás alcanzado hasta entonces. Un año después, el precio del punto ha perdido un 3,50% de su valor y no se ven perspectivas de que pueda recuperarse a corto plazo. En mi opinión, un gran error de nefastas consecuencias para el futuro de mi Plan.

- Sería muy interesante que alguno de los "expertos " e asesores, nos demostrara matemáticamente las ganancias obtenidas por el Plan, en la operación combinada descrita en los dos puntos anteriores.

Me surgen dudas más que razonables, de que las inversiones realizadas por el Plan con el dinero procedente de aquella operación, hayan obtenido rentabilidades superiores al 6% ni que las vayan a obtener a corto y medio plazo, dado el cuadro macroeconómico mundial actual. El argumento de que a veinte años vista puede superarse el 6%, aún está por ver y a mí no me vale, pues a buen seguro que para entonces algunos de nosotros ya estaremos calvos.

No tengo ninguna duda de que para obtener rentabilidades del 6% en cualquier producto financiero que se elija, los riesgos serán siempre infinitamente superiores a los derivados de la deuda que Telefónica tenia contraída con nuestro Plan.

Resulta preocupante que, de un asunto de esta trascendencia, ninguna de las múltiples asociaciones o sindicatos existentes en el ámbito de Telefónica apenas se haya hecho eco. Quizá es que los árboles no nos dejan ver el bosque, o quizá yo puedo estar equivocado. De cualquier manera, tengo una serie de interrogantes que me inquietan y que doy las gracias de antemano a quienes me los pudieran contestar:

¿Era objetivamente interesante para el Plan de Pensiones, (En las circunstancias macroeconómicas de aquel momento) el adelanto del plan de amortización del déficit? ¿Quién asesoró a la Comisión de Control? ¿Cuánto se pagó por aquel asesoramiento? ¿Están capacitados técnicamente los miembros de la Comisión de Control para manejar un patrimonio cercano a los 4.000 millones de euros, en un entorno hostil donde los tiburones se mueven a sus anchas? ¿Cuánto dinero me está costando la susodicha operación? ¿Quiénes son los responsables del desaguisado? ¿Puedo confiar en los miembros de la Comisión de Control? ¿Puedo confiar en Telefónica? ¿Cuántas operaciones de este calado se realizan con mi dinero y sin que yo me entere? .

SEGMENTACIÓN DEL PLAN DE PENSIONES

 


SEGMENTACIÓN DEL PLAN DE PENSIONES

La Comisión de Control "está preocupada". Nosotros también

En la página 2 del Boletín Informativo nº 34 de la Comisión de Control del Plan de Pensiones , se dice que "… la legislación vigente impide segmentar la estructura de las inversiones para diferentes tipos de partícipes en función de la edad."

La posibilidad de establecer subplanes dentro del mismo plan se contemplaba en el Reglamento de la ley de Planes y Fondos de Pensiones, en su versión original, Así se leía en el artículo 5.4: "…permitirá articular dentro de un mismo plan de pensiones del sistema empleado distintos subplanes."
"Cada subplán integra un colectivo de la plantilla total que se verá afectado por la aplicación de unas especificaciones diferenciadas…siendo admisible la existencia de distintas aportaciones y prestaciones en cada subplán."
"Un mismo partícipe podrá encontrarse adscrito a más de un subplán siempre que ello no constituya una discriminación."

De donde se desprende que antes de la resolución del Tribunal Supremo, en sentencia de 3 de marzo de 1999 que resuelve: "no resulta admisible la existencia de subplanes" (por un recurso contencioso-administrativo auspiciado por la Confederación Sindical de Comisiones Obreras), era posible lo que la Comisión de Control ahora lamenta.

Ignoramos por qué la Confederación Sindical de Comisiones Obreras actuó de aquella forma, interponiendo un recurso en contra de la existencia de subplanes, cuando estos hubieran resuelto el problema que hoy se nos plantea a muchos de los partícipes.
La existencia de los subplanes hubiera posibilitado diferentes estrategias de inversión y en consecuencia hubiera evitado riesgos innecesarios para aquellos partícipes que a corto o medio plazo tuvieran necesidad de rescatar el Plan y cómo no, también, para aquellos a quienes la forma de inversión en el Plan "padre" les pareciera o demasiado arriesgada o demasiado conservadora.

Lo que se nos ocurre ante esta situación contradictoria es interrogar a quienes desbarataron aquella posible opción para inmediatamente sugerirles que se esfuercen en buscarle solución en lugar de lamentarse.

Instamos, pues, a los sindicatos representados en la Comisión de Control a que promuevan una modificación del Reglamento de Planes y Fondos de Pensiones en beneficio de todos, dando cabida a una necesidad que ha existido siempre: la de proteger a los partícipes ante la perspectiva del rescate. Concebidos así los subplanes, se habría resuelto el problema. Si tuvieron el atrevimiento de impedirlo, ¿a qué esperan para enmendarlo?

Nos parece bien que la Comisión de Control "comparta la preocupación de los partícipes…" (¡faltaría más!), pero estaríamos mucho más satisfechos si, además, pusiera los medios para que evitarnos tal preocupación.

 

CONTINGENCIAS QUE PERMITEN EL RESCATE DE UN PLAN DE PENSIONES. Fuente: Morgan Stanley

 

1. Jubilación o situación asimilable

Por Jubilación se entiende el momento en que el Partícipe se da de baja como activo en el régimen de la Seguridad Social. Así, si una persona está dada de alta en cualquier régimen de la Seguridad Social, ya sea el régimen General o cualquiera de los regímenes especiales, aun cuando sea mayor de 65 años (edad habitual de Jubilación), no puede cobrar la prestación del Plan de Pensiones, ya que no está jubilada.

Cuando no sea posible el acceso del partícipe a la contingencia de jubilación el Plan de Pensiones se podrá rescatar a los 60 años. Es el caso de las personas que no realizan actividad laboral ni empresarial alguna.


2. Invalidez laboral total y permanente para la profesión habitual, invalidez laboral absoluta y permanente para todo trabajo y gran invalidez.

a) Invalidez laboral total para la profesión habitual es aquella que impide al partícipe desempeñar su profesión habitual.
b) Invalidez laboral absoluta y permanente para todo trabajo es aquella que impide al partícipe la relación de cualquier profesión u oficio.
c) Por gran invalidez entendemos la situación en la que el inválido precisa la asistencia de tercera persona para realizar los actos más elementales de la vida.

3. Fallecimiento

La prestación por fallecimiento se puede producir en tres casos distintos:

a) Muerte del partícipe, que puede generar derecho a prestaciones de viudedad u orfandad o a favor de otros herederos o personas designadas.
b) Muerte de Beneficiario que haya sido anteriormente partícipe del plan de pensiones, que puede generar derecho a prestaciones de viudedad u orfandad o a favor de otros herederos o personas designadas. En caso de que hubiera beneficiarios designados, percibirán la prestación del plan de pensiones, por este orden, los herederos testamentarios y, en su defecto, los legales.
c) Muerte del Beneficiario que no haya sido anteriormente partícipe del Plan de Pensiones, que únicamente puede generar derecho a prestaciones de viudedad u orfandad.

 

REGULACIÓN DE LOS PLANES Y FONDOS DE PENSIONES
MODIFICACIÓN DE LA LEY 8/1987, de 8 de junio

El pasado 1 de enero entró en vigor toda una batería de medidas que afectan a los planes de pensiones. Entre ellas, destacan las siguientes:

- Se han suprimido los límites porcentuales en las aportaciones a planes de pensiones individuales, es decir, el del 25% de la suma de los rendimientos netos del trabajo, actividades económicas y de imputaciones de sociedades transparentes o del 40% cuando las personas son mayores de 52 años. Se mantienen los límites absolutos de 7.212,15 euros, equivalentes a 1,2 millones de pesetas anuales hasta los 52 años, sin incluir las contribuciones empresariales que los promotores de planes de pensiones de empleo imputen a los partícipes..

- A partir de los 52 años, el particular puede aumentar su volumen de aportaciones a planes de pensiones a razón de 1.202,02 euros (200.000 pesetas) por cada año que exceda de esta edad de referencia. Se puede llegar así hasta un importe máximo de 22.838,46 euros (3.800.000 pesetas) para partícipes de 65 o más años de edad.

- No es necesario obtener rentas procedentes de rendimientos del trabajo o de actividades económicas para poder realizar aportaciones a planes de pensiones. Se admiten, por tanto, las rentas del capital. En los planes de pensiones de empleo se han suprimido los límites porcentuales para las aportaciones efectuadas a favor de los empleados.

- Los beneficiarios de planes de pensiones individuales pueden, si lo desean, cambiar de plan de pensiones (por ejemplo, pasar de uno de renta variable a uno de renta fija o viceversa) o incluso cambiar de entidad gestora, algo que hasta el pasado 1 de enero tenían vetado. Eso sí, debe tener muy presente que continúa sin poder modificar la modalidad ni las condiciones de cobro de las prestaciones ya pactadas.
Sin embargo, los derechos económicos de los beneficiarios en los planes de empleo no podrán movilizarse.

- Las empresas pueden deducir íntegramente como gasto en la base imponible, a la hora de calcular su impuesto sobre sociedades, las aportaciones que realice a los planes de pensiones de empleo. Adicionalmente, las aportaciones realizadas por las empresas a planes de pensiones de empleo proporcionarán, con determinados límites, una deducción adicional en la cuota del impuesto sobre sociedades del 10% de su importe.

- Podrá estipularse dentro de un mismo plan de pensiones del sistema de empleo la existencia de subplanes. La integración del colectivo de trabajadores o empleados en cada subplán se deberá realizar mediante acuerdo colectivo o disposición equivalente o según lo previsto en las especificaciones del plan de pensiones.
Estamos pues ante la posible salida que pedíamos en el último nº 5 de La Nostra Revista, cuando solicitábamos la inclusión de subplanes para aminorar el riesgo en una previsión de rescate del plan a corto y medio plazo, así como para salvaguardar las futuras rentas de los beneficiarios.
Además, tal como se cita en párrafo anterior, si la ley no permite a los beneficiarios de planes de empleo cambiar a otro plan, urge la actuación de la Comisión de Control o un acuerdo colectivo entre la empresa y la representación de los trabajadores para adaptar los subplanes a nuestro plan de empleo.

Como se podrá observar aquellos beneficiarios de planes individuales pueden ya, a partir del 1 de enero en que entra en vigor la Ley, movilizar a conveniencia; en nuestro caso será necesario, para conseguir un efecto parecido a través de los subplanes, esperar que la Comisión de Control o los sindicatos y empresa se pongan de acuerdo y actúen para hacerlo realidad.

Cuando más pronto entren en funcionamiento los subplanes menos sufrimiento ante las incertidumbres de pérdidas significativas de rentabilidad, sobre todo para aquellos prejubilados y beneficiarios, actuales y futuros, para los que será imposible que se cumpla el objetivo de 3,76 anualidades (la zanahoria después de la liquidación de la ITP) al rescate del plan.
Pensemos que la cuestión tiene una trascendencia enorme, además, para aquel colectivo que no pudiendo acceder a la jubilación anticipada, necesitará de las rentas del plan para sobrevivir hasta el cobro de la pensión de jubilación. Y evidentemente el origen de estas rentas no debería encontrase sujeto a inversiones de riesgo, sino todo lo contrario.

Y por último,

- Los representantes de los trabajadores en los planes de pensiones de empleo, reducen su peso en las comisiones de control, donde tenían mayoría. Ahora la representación de empresa y trabajadores será paritaria, al 50%.
En los planes individuales desaparece la comisión de control que será sustituida por un defensor del partícipe.


A pocos días de la entrada en vigor de la nueva normativa, desde el Ministerio de Economía, a través del subdirector de planes de pensiones, José Carlos García de Quevedo, se lanzan nuevas propuestas sobre planes de pensiones:

"En el desarrollo reglamentario de la ley que acaba de entrar en vigor tenemos intención de introducir nuevas reformas encaminadas a proteger a los partícipes e introducir competencia entre las entidades gestoras de planes de pensiones. En este sentido, estamos estudiando reducir las comisiones máximas [actualmente suman entre depósito y gestión hasta el 2,6% del patrimonio] al 2% y además vincularlas a la obtención de rendimientos (si las revalorizaciones no superan, por ejemplo, el 1% no se aplican comisiones). También planteamos la reducción del tiempo que media desde que un partícipe da la orden de cambiar su plan de pensiones a otra gestora hasta que le llega a esta última. De los 15 días actuales se podría pasar a cinco días. A nivel técnico se podrían introducir cambios, en sentido liberalizador y diversificador, sobre los límites actuales de inversión de los planes, en materia contable y en valoración de activos".

Los Planes de pensiones:
una industria en constante crecimiento

Morgan Stanley

Uno de los mejores vehículos de planificación financiera con que cuenta el inversor particular es el Plan de Pensiones. Entre las ventajas fiscales que ofrece, el plan de pensiones permite la movilización de los derechos consolidados desde un plan con una determinada política de inversión, a otro con distinta política, sin tener que tributar por los cambios realizados. Esto le permitirá ajustarse a las diferentes situaciones de mercado y aprovecharse de la mejor evolución de un determinado tipo de activo. Por este motivo el partícipe debe exigir a la entidad gestora de su plan de pensiones, asesoramiento y gestión activa de su cartera, para que se mantenga firme en situaciones de incertidumbre y se aproveche de una mayor rentabilidad cuando los mercados se reafirmen en clara y sostenida tendencia alcista.
Es evidente que la fuerte volatilidad experimentada en los mercados financieros, así como la caída en la rentabilidad de los valores bursátiles, ha castigado también a los planes de pensiones, sobretodo a aquellos cuyas carteras contienen una mayor proporción de activos de renta variable. Sólo dos de las cinco categorías, han tenido un comportamiento positivo en este año:

" la de renta fija, es decir, aquella que no puede tener activos de renta variable en su cartera, con un rendimiento del 3,64%
" la de renta fija mixta I, con un porcentaje de activos de renta variable que no supera el 15%, que se revalorizó un 0,62% en el pasado ejercicio

" La categoría de planes de pensiones de renta variable, con carteras compuestas por un mínimo del 75% de activos bursátiles, ha sido la más penalizada con un retroceso del 16,5% en el 2001.

No obstante, a pesar de la volatilidad de los mercados, los datos publicados por Inverco dejan de manifiesto que el inversor español está confiando cada vez más en un producto que le permitirá complementar la pensión de la Seguridad Social después de su jubilación. Según estos, el volumen de activos de los Fondos de Pensiones alcanzó a 31 de diciembre de 2001, la cifra de 43.829 millones de euros, (7,29 billones de pesetas) lo que supone un crecimiento del 15,8% en los últimos doce meses. En cuanto al número de partícipes, durante el año 2001 se incrementó un 18% llegando a los 5.827.940. La distribución de los partícipes por tipo de planes se concentra mayoritariamente en el sistema individual, que agrupa un total de 5.168.114 partícipes; el sistema de empleo que, debido a los numerosos procesos de externalización que deben realizarse antes de noviembre del presente año, ha registrado un crecimiento del 22,3% , alcanza la cifra de 566.885; el resto se concentra en los planes del sistema asociado llegando a 92.941 partícipes.

A pesar de que el volumen de patrimonio invertido en Planes de Pensiones en España está todavía muy lejos del de otros países europeos como Holanda y Reino Unido, medido en términos de porcentaje sobre el PIB, es manifiesta la buena evolución y la creciente concienciación de los ahorradores españoles con respecto a este ventajoso producto financiero.

 

Comentarios sobre Pensiones de Jubilación     

Comentarios sobre Pensiones de Jubilación

Luis M. Cuezva



Este trabajo tiene como objeto, informar sobre diversos aspectos de las Pensiones de Jubilación.

Situación jurídica en la Prejubilación:
Al subscribir un Convenio Especial Ordinario con la Seguridad Social, la situación Jurídica es; "en situación asimilada a la de alta". En esta, el hecho causante o jubilación, se produce el día en que se formula la petición de jubilación. Esto permite, que el mes del hecho causante, sea tenido en cuenta para el cálculo de la Base Reguladora, "cuando el último mes en alta o en situación asimilada al alta, se cotice íntegro, aun cuando el hecho causante, se hubiera producido con anterioridad a la finalización de dicho mes". Esta posibilidad resulta beneficiosa, puesto que permite introducir en dicho cálculo, una Base totalmente actual, la del mes del hecho causante, y eliminar una muy lejana en el tiempo, de importe inferior, con lo que la Base Reguladora final, es más alta y la pensión a reconocer también.

Hecho causante:
La edad de jubilación, su regla general es: "tener cumplidos los 65 años de edad cualquiera que sea su situación". El redactado de la Ley de Bases de la Seguridad Social, que entró en vigor en Enero de 1.967, fijó como excepción a la Regla General, a los trabajadores que hubiesen sido cotizantes en alguna de las Mutualidades Laborales de trabajadores por cuenta ajena, con anterioridad a 1.1.67, reconociéndoles el derecho a anticipar la edad de jubilación, a partir de los 60 años con aplicación de coeficientes reductores. Fue esta Ley de Bases, la que en una disposición transitoria, fijaba en 25 años, el plazo de integración de las mutualidades, en el Régimen General de la Seguridad Social, entre ellas la I.T.P.. El plazo, por tanto, expiraba en el año 1.992, y nuestra integración se produjo en Diciembre de 1.991.
A propósito de la integración en la Seguridad Social, Telefónica de España, S.A. y el I.N.S.S. acordaron, que se haría por Bases Máximas de Grupo, lo que quiere decir, que del año 91 hacia atrás, para el cálculo de la Base Reguladora, se han de aplicar las Bases Máximas del Grupo de Cotización, en el que se estuviera encuadrado en la Seguridad Social.

Coeficientes reductores, por edad, con cotizaciones antes de 1.1.67:
Primer caso: 35 o más años de cotización y cese voluntario en el trabajo:
A los 60 años el 60%, a los 61 años el 68% y de esta forma un 8 % más por cada año hasta los 65 años, el 100 %.
Segundo caso: "Si se tienen 40 o más años de cotización y cese en el trabajo por extinción del contrato, en virtud de causa no imputable a la libre voluntad del trabajador":
A los 60 años el 65%, a los 61 años el 72% y de esta forma un 7 % más por cada año hasta los 65 años, el 100 %.
Es en este caso al que podemos acogernos, para impugnar ante el I.N.S.S. la pensión del 60 % de la Base Reguladora, primero mediante Reclamación Previa y luego por la Vía judicial ante el Juzgado de lo Social, solicitando que se nos reconozca el 65%, ya que, "la extinción de nuestro contrato de trabajo no derivó de causa imputable a nuestra libre voluntad", tal como se establece en la Disposición transitoria segunda del Real Decreto 1647/1997 de 31 de Octubre, sino que la extinción de nuestro contrato de trabajo, derivó de la necesidad "que tenía Telefónica, S.A. de adaptar su plantilla a las necesidades reales, mediante el sistema de prejubilaciones entre otros instrumentos a utilizar", según expone, y así consta, en nuestro contrato de Prejubilación.

Coeficientes reductores, por falta de años de cotización:
El porcentaje, es variable en función de los años de cotización a la Seguridad Social, aplicándose una escala, que comienza con el 50 % a los 15 años, aumentando un 3 % por cada año adicional, comprendido entre el decimosexto y el vigésimo quinto, y un 2% a partir del vigésimo sexto hasta alcanzar el 100 % a los 35 años.
Ejemplo: Trabajador con 60 años, con cotizaciones antes de 1.1.67 y por ejemplo 30 años de cotización. Por edad le corresponde un 60 % de la Base Reguladora, pero tiene una penalización de un 2% por cada año que le falta para llegar a los 35 años exigidos. Como le faltan 5 años, por un 2 % anual, la reducción es de un 10 %.

Es erróneo el pensar que le quedaría un 50 %, (60 -10). La forma de cálculo correcta es, un 90 % del 60 %, lo que equivaldría a un 54 % de la Base Reguladora.

Bonificaciones por edad a 1.1.67:
La ley fija unas bonificaciones a añadir al total de años efectivos cotizados, en función de la edad que se tenía a 1.1.67, y tener acreditadas cotizaciones antes de esa fecha.

Nacidos en 1.941 25 años a 1.1.67/Bonificación de 3 años y 157 días.
Nacidos en 1.942 24 años a 1.1.67/ " 2 años y 272 días.
Nacidos en 1.943 23 años a 1.1.67/ " 2 años y 21 días.
Nacidos en 1.944 22 años a 1.1.67/ " 1 año y 136 días.
Nacidos en 1.945 21 años a 1.1.67/ " 0 años 250 días.
A los nacidos a partir de 1.946, la Ley no contempla bonificación alguna.

Forma de cálculo de los años de cotización, a efectos de porcentaje de la Base Reguladora.

En los informes de la vida laboral, que se pueden solicitar en las Oficinas de la Tesorería de la Seguridad Social, aparece el total de días acreditados. A dichos días se le suman los días de la bonificación. Este nuevo total de días, se divide por 365; si existe fracción de año, se redondea a año completo, añadiendo a continuación los años de la Bonificación.

¿Qué es la Base Reguladora? Es la Base obtenida, en función de las Bases de Cotización, de un determinado número de años de la vida activa del trabajador, que la Ley obliga a considerar para su cálculo. La ley se modificó por segunda vez, con fecha 5/8/97 fijando la consideración de los últimos 15 años de la vida laboral. La aplicación de la Ley se viene haciendo de forma progresiva de año en año desde su entrada en vigor, con lo que en el año 2.001, se tuvieron en cuenta las Bases de Cotización de los 13 últimos años de la vida laboral, y a partir de este año, se considerarán los últimos 15.

Forma de cálculo de la Base Reguladora:

Para este año serán los 15 últimos, por tanto, el numerador será la suma de 180 bases de Cotización (15 años x 12 bases) y el denominador será, 210 (el producto de 15 años x 14 pagas).

Ejemplo: Trabajador que cumplió 60 años en Agosto del 2.001, y decidió jubilarse con fecha 1 de Septiembre.

La fórmula a aplicar en este caso fue la siguiente: El dividendo era la suma de las 156 Bases de cotización (el producto de 13 años x 12 bases cada año) y el divisor era 182 (el producto de 13 años x 14 mensualidades 12+ 2 Pagas).

Las 24 Bases anteriores al hecho causante o Jubilación, se toman por su valor nominal y las 132 Bases restantes, se actualizan de acuerdo con la evolución del I.P.C, siendo el mes 25, el mes de referencia para la actualización.

El mes 25 por ser el mes de referencia, el coeficiente de actualización es 1 y por tanto la Base del mes 25 es también la nominal.

El IPC del mes 25, dividido por el IPC del mes 26, dará el coeficiente de actualización, que multiplicado por la Base de Cotización del mes 26, dará la Base actualizada del mes 26.

El IPC del mes 25, dividido por el IPC del mes 27, dará el coeficiente de actualización, que multiplicado por la Base de cotización del mes 27, dará la Base actualizada del mes 27... y así sucesivamente hasta el IPC del mes 25 dividido por el IPC del mes 132, dará el coeficiente de actualización, que multiplicado por la Base de cotización del mes 132, dará la Base actualizada del mes 132.

Se continúa con el ejemplo, para que al menos, se entienda el concepto del cálculo:

Las 24 Bases que no le actualizaron, fueron las comprendidas entre Agosto de 2.001 y Septiembre de 1999. Su suma por su valor nominal, asciende a 9.820.200 (A).

Las 132 Bases restantes, son las comprendidas entre Agosto de 1.999 a Septiembre de 1.988, que son las que se han de actualizar, según la forma comentada. Su suma, una vez actualizadas es de 49.817.197 (B

Base Reguladora =A + B / 182; 9.820.200 + 49.817.197 / 182 = 327.678

Pensión a reconocer:
Pensión que el I.N.S.S. le reconoció, por haberse jubilado a los 60 años y más de 35 años de cotización: el 60 % de 327.678. 196.607 x 14 pagas
Caso de conseguir por vía judicial, el reconocimiento del 65 %: 212.991 x 14 pagas
La diferencia es notable y bien merece la pena intentarlo.

Reflexiones sobre el Sistema:
1. Si en vez de cumplir 60 años hubiera cumplido 65, le hubieran reconocido el 100 % de la Base Reguladora o sea las 327.678, - pero el I.N.S.S. sólo le pagaría 316.422, - puesto que ésta, era la pensión máxima de la Seguridad Social para el año 2.001. Por tanto habría cotizado de más e inútilmente. Esto es debido a los famosos topes, tanto en las Bases máximas de Cotización, como en la Pensión máxima.

2. La que se cita a continuación, afecta directamente a gran parte de nuestro colectivo, en mayor o menor medida: Trabajador con 60 años de edad y 43 años de cotización; por Ley se le reconoce el 60 % de la Base Reguladora. Trabajador con 65 años de edad y 19 de cotización, por Ley se le reconoce el 62 % de la Base Reguladora. Ha cotizado 24 años menos que el primero, siendo de sentido común el que su aportación al Sistema Público de pensiones ha sido muchísimo menor, y la Ley, aún le reconoce un 2% más que al primero.

3. La actualización de las Bases de Cotización, aunque técnicamente es irreprochable, resulta escasa en su conjunto. La suma de las Bases Nominales por las que cotizó en los 11 años a actualizar, es de 42.155.645, - y una vez actualizadas, se convierten en 49.817.197, - lo que representa un 18,17% de actualización en su conjunto, mientras que en ese mismo período de tiempo, Agosto de 1.999 a Septiembre de 1.988,
la variación del IPC según datos del Instituto Nacional de Estadística, ha sido del 59,02%. Esta reflexión se hace, puesto que en el futuro, pudieran resultar porcentajes aún menores en el conjunto de la actualización, ya que la tendencia es, ir a valores anuales más bajos de IPC, que los habidos en épocas anteriores.

Historia y expectativas:
Haré un poco de historia, para ver cuál ha sido la evolución real de la Base Reguladora, en el caso contemplado, por efecto de las diferentes modificaciones de la Ley:

a) Desde 1.1.67 hasta 1.8.85 la Ley sólo tenía en cuenta, para el cálculo, las Bases de Cotización de los dos últimos años de la vida laboral. En estas condiciones la Base Reguladora hubiera sido de 350.721, correspondiendo una pensión de 210.433 x 14.

b) En Agosto de 1.985 con un gobierno de izquierdas del PSOE, se modificó por primera vez la Ley, pasando a considerar las Bases de Cotización de los últimos 8 años. En esta nueva situación, la Base Reguladora hubiera bajado a 340.024, correspondiendo una pensión de 204.014 x 14.

c) Y en Agosto de 1.997 con un gobierno de derechas del PP, se modificó de nuevo la Ley, pasando a considerar las Bases de Cotización de los últimos 15 años. Pues bien, con esta segunda modificación, la Base Reguladora vuelve a bajar, siendo como dije antes, 327.678, correspondiendo una pensión de 196.607 x 14.

Queda lo suficientemente claro, que a cada modificación de la Ley, la Base Reguladora y las pensiones han ido a la baja.
Con esta experiencia a la vista, se ha de ser consciente de que los diferentes gobiernos, sean del signo que sean, tratarán como hasta ahora, de ampliar el número de años a considerar para el cálculo de la Base Reguladora. Ya hablan de introducir toda la vida laboral, sabiendo, que cuantos más años se consideren, menor será aquella y por tanto menores serán las pensiones, como así ha sido hasta la fecha y queda demostrado.
Y la modificación que se prevé de la Ley, era y sigue siendo, uno de los grandes riesgos de las prejubilaciones a edades tempranas, ya que el ingreso más importante y menos volátil hasta ahora, para un trabajador una vez jubilado, es la pensión de Jubilación.


CARTA ABIERTA AL SR. PRESIDENTE DE LA COMISIÓN
DE CONTROL DEL PLAN DE PENSIONES DE
EMPLEADOS DE TELEFÓNICA

Lleida, 11 de febrero de 2002
Sr. Presidente

He recibido su atento escrito de fecha 24 de enero de 2002, al que acompaña una nota informativa sobre fondos "garantizados", donde se hace un análisis de diversas ofertas presentes en el mercado. Se insertan, también, unos cuadros comparativos sobre la rentabilidad que ofrecen estos fondos "garantizados" respecto a lo conseguido por el Fondo Empleados de Telefónica desde la fecha de constitución del mismo en el año 1992. Todo ello, imagino, con la finalidad de evitar la movilización de los derechos consolidados por parte de aquellos partícipes que reúnan los requisitos para hacerlo.

En primer lugar debo manifestarle mi agradable sorpresa por demostrar interés hacia el colectivo de prejubilados en el que, como bien sabe, existe una cierta sensación de abandono por parte de las instituciones tanto públicas como privadas, dentro y fuera de Telefónica.

Agradezco la nota informativa clarificadora de los rendimientos reales que se obtendrán en cada uno de los diferentes planes "garantizados" que nos ofertan determinadas entidades financieras. Ahora bien, lo que no comprendo es cómo puede compararse una rentabilidad histórica con una oferta de futuro y mucho menos cuando ésta se propone como "garantizada", salvo que la Comisión de Control adquiera el compromiso, a diez años vista, de asegurar una revalorización del 134,61%, que, según la nota, es lo obtenido por el Plan de Pensiones de Empleados de Telefónica desde su constitución en el año 1992. Creo que hacer este tipo de comparaciones no es solamente un error sino una falacia que puede confundir a personas de buena fe, personas que han confiado y confían en un equipo que en teoría les representa y del que se supone intentará perseguir la mejor rentabilidad posible dentro de las circunstancias cambiantes del mercado.

Los altos rendimientos obtenidos en el pasado por nuestro plan, como el resto de los planes de similares características, se han debido a circunstancias económicas excepcionales que no se dan en el presente y
que posiblemente tardarán en darse en el futuro: altos tipos de interés (dos dígitos en el año 92 frente al 1,75% actual de EE.UU. o el 3,25% de Europa) y una espectacular revalorización de las bolsas durante la última década, por causas que tienen su origen en los enormes cambios producidos a escala mundial, no sólo en el ámbito económico.

En consecuencia pienso que debemos ir tomando conciencia de menores remuneraciones en el futuro, tal como se viene observando en los dos últimos años, en lugar de lanzar informaciones sesgadas, basadas en proyecciones del pasado, difíciles de entender y más aún de cumplir. En caso contrario podríamos sufrir severas decepciones.
Y si la Comisión lo que realmente pretende es evitar la fuga de partícipes, permítame recomendarle que enmiende estos errores e inicie un acercamiento hacia los colectivos de prejubilados y sus organizaciones, con información objetiva, transparencia y sensibilidad. Todos saldríamos beneficiados.

Atentamente

Francisco Garrido García
Nº 070169

 


Volver